Diacronía

6tag_240917-115912[1]

… el camino largo, el sol de mediodía, el  puente, el cansancio, la calle, el edificio azul, las nubes sin espesor, el cielo ridículamente azul, los pies pesados, las terribles sonrisas, el caminar desganado. Tú. Mis expectativas. Caminar. Cantar. Seguir caminando. Seguir con la misma ansiedad de un diciembre que se termina. Sudar. Tener prisa y nerviosismo. Se me olvidó algo, mejor regreso, mejor no sigo. Read More »

Advertisements

COTIDIANIDAD AVERIADA

Anoche soñé con la mujer que fui un día antes de conocerte. Ella, vacía y nueva, me dijo:

«Sal de ahí y observa la entrada de tu casa. Después de tantos días de corretear su espalda, se te ha olvidado barrer y cortar las malas hierbas; éstas han crecido sin reparo, y ahora las flores ya no se ven desde la carretera. Como si hubieran transcurrido veinte años, los colores que iluminaban sus paredes han imitado las tantas promesas vagabundas, los hartos planes interrumpidos, los inconmensurables deseos frustrados. Lo peor es que dejaste que se anidaran en las cornisas todas las inseguridades que pueden caber en los días venideros.

Read More »

FACEBOOK Y LA CULTURA DEL EXCESO: MÁS ALLÁ DEL BARROCO

Lo confieso, alguna vez fui tan adicta a las redes sociales, especialmente de Facebook, como Maradona lo fue de la cocaína (digo fue, porque en una entrevista declaró que siempre lo sería, pero me abstengo de hacer afirmaciones de un futuro donde nadie tienen cabida, y hasta donde se sabe, actualmente ya no aguanta tantos pericazos como en los tiempos donde Dios era su pastor y nada le faltaba). Sin embargo, el astro argentino consumía una sustancia de la cual podía ufanarse, dada la restringida permisibilidad fuera de los usos médicos que este alcaloide ha tenido desde comienzos del siglo XX (la cláusula vino después de que nos notificaran que no eran tan mala, siempre y cuando se nos vendiera con una etiqueta roja avalada por Santa Claus). Contrario a ello, la necesidad de mirar por tiempo indeterminado un muro de Facebook, Instagram o cualquier otra página donde la impresión de quiénes somos se maneje como valor de cambio, tiene una permisividad perversa, prodigiosa y utópica.

mendoza post
Imagen tomada de Mendozapost.com

Read More »

María

El género epistolar me estremece.

Dado este hecho, desde que comencé a escribir, casi siempre he terminado con la redacción de alguna correspondencia: a mí, a un extraño, a un amante.

La siguiente carta la escribí el día en que María, una de mis mujeres favoritas, amiga y hermana, hermana y amiga, cumplió 30 años, edad que para muchos significa el cruce de un umbral más o menos importante, yo aún lo desconozco.

Read More »

CAMINOS AÑEJOS, O DE CÓMO SE AMA POR SEXTA, Y NO ÚLTIMA VEZ

Vamos por el mundo. Encontramos una persona capaz de volcar y revolcar nuestra presencia como ella misma es capaz de lograr. En ningún momento nos detuvimos, o acaso fue un instante donde el sentido de la existencia se tornó imperecedero. De esta manera, seguimos transitando el mismo globo, pero sujetando una mano; mejor aún, no sólo es una mano, sino una sarta de ideas y expectativas que tarde o temprano entorpecerán ese caminar, que sin embargo nunca habíamos percibido tan fluido como el que se está comenzando a vislumbrar.

Read More »

Test Proust

Estreno este espacio con la publicación de una carta de presentación un tanto muy especial para mí; recurrir a ella hará que mi espera por la llegada del “sinsentido por antonomasia” sea lo más amable posible.

Bienvenid@s.

Screenshot_2017-05-30-14-02-41

Test de Proust

Año con año suelo contestar este cuestionario cuya fama devino tras ser aplicado al escritor Marcel Proust. Las preguntas deben contestarse de manera inmediata, o al menos buscar la espontaneidad en la medida de lo posible. En mi caso, he venido respondiendo los días de mayor neutralidad emocional (según mi perspectiva), pero sí con un alto grado de optimismo en relación con mi creatividad textual (según mi alter ego).

Read More »